Consideraciones generales:

El presente documento tiene como objetivo alertar a la Comunidad Universitaria sobre la necesidad de definir algunas cuestiones previas que no han sido contempladas en la mayoría de las propuestas de reforma de los órganos de gobierno hasta ahora presentadas y explicitar los ejes que consideramos centrales para pensar la modificación del actual co-gobierno.

En primer lugar, resulta necesario definir con mayor precisión a qué nos referimos cuando se utiliza la categoría de graduado en las distintas instancias en que la misma aparece mencionada, fundamentalmente a la hora de proponer modalidades de representación en los órganos de gobierno que no consideran explícitamente a todos aquellos que ocupan cargos de manera interina .

Como es bien sabido, la definición del claustro de graduados fue modificada sustancialmente por la Asamblea Universitaria de 1996. Hasta ese momento, el claustro de Graduados incluía a todos los auxiliares docentes, ya fueran ordinarios o interinos, así como a los profesores Titulares y Adjuntos interinos, al conjunto de los graduados que teniendo relación de dependencia con la UNLP no eran estrictamente auxiliares docentes y a aquellos graduados sin vínculo de dependencia alguno con la UNLP. A partir dela reforma de1996 este claustro fue dividido en dos claustros distintos: aquel de los Auxiliares Docentes, integrado por todos los Ayudantes y JTP ordinarios y aquel de los llamados Graduados Puros, integrado por todos aquellos egresados empadronados que no tuvieran relación de dependencia con la UNLP.

Al tiempo que esta redefinición del viejo claustro de graduados revalorizó los derechos políticos de aquellos actores sin vinculación con el normal desarrollo de la vida académica, excluyó de la ciudadanía política a un conjunto importantísimo de miembros de nuestra comunidad universitaria que realizan actividades de central importancia en la misma: a todos los profesores y auxiliares docentes interinos, a los becarios, a los preceptores y docentes de los colegios preuniversitarios, entre otros.

Esta reforma no afectó el funcionamiento de los Consejos Académicos en virtud de las observaciones que el Poder Ejecutivo Nacional hiciera a varios de los artículos reformados, pero sí se puso en práctica en el ámbito de la representación de los graduados en el Consejo Superior donde desde 1996 los docentes interinos, los becarios y los profesores de los colegios preuniversitarios no tienen representación. Asimismo, recientemente la Justicia ha decretado la validez de todos los artículos oportunamente observados, lo que implica que en el futuro cercano estas exclusiones también podrían afectar la representación de los “graduados” en los Consejos Académicos.

Por todo ello, y en virtud del proceso de reforma del Estatuto abierto en nuestra Universidad se hace imperioso volver a discutir la definición del claustro de graduados previamente a todo intento por redefinir la composición de los órganos de gobierno. Más aún cuando parece haberse instalado en la mayoría de los actores universitarios la naturalización de la división de este claustro en Auxiliares Ordinarios y Graduados Puros. En consecuencia, muchas de las propuestas de reforma hasta ahora presentadas vuelven a excluir de toda representación a los actores mencionados que no entran dentro de ninguna de estas dos categorías.

La gran mayoría de las propuestas hasta ahora presentadas aluden sin mayores detalles a los Auxiliares Docentes y a los Graduados Puros, sin especificar qué lugar ocuparán en estas categorías, por ejemplo, los docentes interinos y los becarios. Ya sea por omisión o intencionalmente, tanto las propuestas que plantean un Claustro Único Docente como aquellas otras que se proponen que nada cambie, no explicitan la cuestión de los alcances reales de la ciudadanía que proponen. De este modo, profundizan la naturalización de lo que, a nuestro entender, fue una decisión política profundamente perjudicial para un conjunto significativo de actores de nuestra vida Universitaria.

Los Graduados de la Facultad de Humanidades creemos en la necesidad de que todas las Facultades garanticen un porcentaje elevado de cargos ordinarios, ya sea para las funciones de Profesores Titulares y Adjuntos como para aquellas de Ayudantes y JTP. Pero también sabemos que la dinámica de la vida universitaria hace imposible mantener plantas docentes con el 100% de sus cargos ordinarios. Por otro lado, eso no resolvería la exclusión de la ciudadanía de muchos graduados que como becarios o como auxiliares de departamentos y laboratorios, por ejemplo, no entrarían ni en la categoría de Auxiliares Docentes Ordinarios ni en la de Graduados Puros, pero que sin duda deberían considerarse sujetos de derecho con algún tipo de representación.

Por todo ello, y considerando que la democratización de la vida universitaria debe discutirse no sólo en función de porcentajes de representación, sino fundamentalmente en base a la extensión de derechos políticos a todos aquellos que participan plenamente de la vida cotidiana de nuestra Universidad, es que consideramos necesario que cada una de las propuestas de modificación de la composición de los órganos de gobierno dé cuenta de dónde y cómo estarían representados también los docentes interinos y los becarios de la UNLP sin cargo docente.

II- Sobre la reforma de los órganos de Gobierno

Asimismo, queremos exponer los que para nosotros son los principales ejes a partir de los cuales se debería encarar la discusión sobre reforma de los órganos de gobierno.

En primer lugar, debemos mencionar que un dato irrebatible de la actual composición de nuestros órganos de gobierno es la subrepresentación de los Auxiliares Docentes. Esta subrepresentación histórica de la gran mayoría de los docentes que trabajan en la UNLP fue profundizada con la reforma aprobada en la Asamblea de 1996 que despojó de derechos políticos a todos los docentes interinos, como mencionamos anteriormente. En el marco de la actual coyuntura de reforma, en consecuencia, se hace imperioso reconocer la necesidad de ampliar las bases de representación de la gran mayoría de los Docentes de nuestra Universidad que cumplen funciones de Ayudantes y de JTP. Más aún considerando que las transformaciones ocurridas en la academia durante los últimos 15 años han consolidado las carreras de docencia, investigación y extensión de los Auxiliares Docentes, incrementando asimismo sus responsabilidades académicas y su compromiso institucional.

Por otra parte, estamos convencidos de la justa inclusión, con plenos derechos, de los trabajadores no-docentes tanto en el Consejo Superior como en los Consejos Académcios. La Facultad de Humanidades ha demostrado con su ejemplo la capacidad e importancia de la participación de este sector en las comisiones del Consejo Académico, y por lo tanto, en la toma de decisiones y en el acompañamiento de las políticas académicas y administrativas desarrolladas en nuestra Facultad a lo largo de los últimos 10 años.

Resulta difícil desconocer que estos son los ejes centrales que deberían atravesar la discusión sobre la actual Reforma del Estatuto en lo que respecta a la constitución de los órganos de gobierno de nuestra Universidad. En consecuencia, para avanzar por un camino que profundice la democracia interna de nuestra comunidad, consideramos que todos los sectores hoy representados, en particular aquellos que actualmente gozan de una mayor representación, deberían estar dispuestos a revisar abiertamente no sólo su actual porcentaje de representación sino también la propia definición de los claustros.

Entre las propuestas presentadas, no siempre se toma en cuenta la totalidad de estos problemas. Las propuestas de Claustro Único Docente son las que actualmente plantean una modificación sustancial del co-gobierno de la UNLP y, en este sentido, creemos que podrían ofrecer una solución interesante, siempre y cuando asuman las preocupaciones expresadas anteriormente: ciudadanía política para los docentes interinos y becarios, incremento de la representación de los Auxiliares Docentes, incorporación plena del claustro no-docente con voz y voto.





Esta es la página del Centro de Estudiantes de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de La Plata, Buenos Aires, Argentina.

Sumate!

Grupos de Google
Centro de Estudiantes de Trabajo Social
Visitar la página de este grupo
(solicitá convertirte en miembro)

Boletín

Jorge Julio Lopez

Este sitio funciona gracias al Software Libre , construcción colaborativa de herramientas informáticas para la libertad de expresión.

Nos visitaron

  • 155,238 veces

A %d blogueros les gusta esto: