EL DEVOTAZO: UN TRIUNFO REVOLUCIONARIO

Pocos hechos de la historia reciente, como el Devotazo, están cubiertos por el manto del populismo como la enorme movilización popular del 25 de mayo de 1973 en el barrio porteño de Villa Devoto que culminó con la liberación de todos los presos políticos y gremiales.
Ese día, recordemos, asumió la presidencia de la República el candidato del Frente Justicialista de Liberación (hegemonizado por el peronismo) Héctor J. Cámpora, la totalidad de los Gobernadores provinciales, de los Intendentes municipales y de los legisladores de todos los niveles luego de casi ocho años de dictadura militar. Durante la Dictadura había nacido y se había desarrollado un poderoso movimiento político revolucionario que estaba en camino de convertirse en un movimiento de masas.
Durante la campaña electoral, y en particular en los actos proselitistas del FREJULI, para las elecciones del 11 de marzo de 1973 la Juventud Peronista cantaba masivamente la consigna “Reviente quién reviente libertad a los combatientes” y luego del triunfo electoral del Frente que llevó a la Presidencia a Héctor Cámpora se le sumó otra similar: “Primera ley vigente libertad a los combatientes”.
Desde una situación menos espectacular, pero muy efectiva, el grueso de los militantes del PRT y otros compañeros de distintas organizaciones políticas populares y revolucionarias realizábamos, directamente o a través de los organismos de solidaridad con los presos políticos, una intensísima campaña por la libertad de nuestros compañeros.
Ambas actividades habían logrado sensibilizar profundamente a la opinión pública no sólo de los medios de comunicación sino principalmente al pueblo llano. En esto había contribuido mucho los fusilamientos de 19 combatientes en la base naval de Trelew el 22 de agosto del año anterior y la represión que desató la policía sobre los actos fúnebres.
El 1º de abril el Comando Julio César Provenzano del ERP procedió a detener al Contralmirante Francisco Aleman, ex Jefe del Servicio de Informaciones Navales y de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), para intentar cambiar su libertad por presos políticos. Si bien este objetivo no se logró directamente su detención contribuyó en moderar la intransigencia militar.
El 25 de mayo nuestra consigna(la del PRT) era movilizar a las masas para obtener la libertad de los presos políticos. Ese día algunas columnas de manifestantes del ERP debíamos marchar, desde nuestras zonas de militancia, hacia la Plaza de Mayo donde nos encontraríamos con otras, alrededor de las pancartas con los rostros de nuestros compañeros presos que portaban los familiares.
En nuestro caso, desde muy temprano, salimos de La Plata unos doscientos compañeros del PRT, del ERP y de las agrupaciones que estaban vinculadas con nuestra política. Primero nos dirigimos a la Plaza de los dos Congresos. Ésta estaba completamente llena de manifestantes que expresaban un entusiasmo desbordante. Era evidente que había comenzado un gran día, un día histórico. Aquí me llamó mucho la atención el diálogo entre el General Betti, quién estaba montado sobre un tanque de guerra rodeado por la multitud, y el Gordo Lucero, un “veterano” ex militante del PRT que se había hecho peronista. Lucero le decía que se les había acabado el poder y que ellos lo eran ahora, Betti le retrucaba que no estuviera tan seguro, el contrapunto siguió un rato. Lo que me llamaba la atención no era el contenido del diálogo sino la situación en la que nos encontrábamos.
De allí seguimos hacia la Plaza de Mayo que ya estaba llena. Cuando estábamos a pocas cuadras vimos que se produjo una estampida de manifestantes que se topan con nosotros, en ese momento arengamos a nuestros compañeros para que mantuvieran la serenidad. La columna marchó las cuadras que faltaban caminando contra la corriente. Al llegar nos informaron de que un grupo militar que se retiraba de la casa Rosada había baleado a manifestantes que los abucheaban y les cantaban “ya van a ver, ya van a ver cuando venguemos a los héroes de Trelew” provocando algunos heridos y se hablaba de muertos.
En el centro de la Plaza, cerca de la Pirámide de Mayo, vimos las pancartas y hacia allí fuimos. Nos encontramos con compañeros que nos dijeron que en la cede de un Sindicato (creo que era FOETRA) podíamos recoger antorchas. Hacia allí fuimos ya con las banderas del ERP desplegadas. Durante el recorrido por la Avenida de Mayo, recibíamos el saludo y el papel picado de las personas que estaban en los balcones y sobre la vereda. No había dudas de que era un día peronista, pero muchos hechos, y este fue uno, nos demostraron que el pueblo es mucho más amplio de lo que lo somos los militantes. Al llegar a FOETRA nos aprovisionamos de una gran cantidad de antorchas y seguimos nuestra marcha. Nos subimos a un largo camión de Coca Cola que estaba vacío y con él avanzamos algunas cuadras, luego seguimos a pie y ya vendiendo sin tapujos y sin cubrirnos las caras la revista Estrella Roja órgano de prensa del ERP. Llegamos a una estación de trenes y tomamos uno que nos dejó en la Estación Villa Devoto.
Comenzamos a marchar no sólo los que veníamos de La Plata y de la Plaza sino prácticamente todo el pasaje del tren. Estaba anocheciendo, encendimos las antorchas, ingresamos a la zona de a la Cárcel por la parte de atrás. La imagen era la misma que la de la famosa que inmortalizó aquella jornada en la que se ven las ventanas enrejadas cubiertas por las banderas de todas las organizaciones revolucionarias. Desde ellas los compañeros que habían tomado el Penal dirigían encendidos discursos a los presentes a los que nos sumábamos los de la columna de antorchas.
Otros compañeros nos indicaron que fuésemos a la puerta principal, miembros de un grupo intentaron oponerse pero no lo lograron. Ya en la puerta principal nos encontramos con Eduardo Merbilháa, responsable del ERP en la movilización. Nos reiteró las instrucciones: que de allí nos íbamos con los compañeros liberados. Al rato llegó la multitud que venía de la Plaza. Se ha dicho que 40.000 manifestantes rodeaban la Cárcel. Los presos mantenían la toma y exigían su libertad.
Luego de algunos acalorados intercambios de opiniones con diputados de la JP que estaban dentro del Penal salieron dos representantes de los presos: Pedro Cazes Camarero en representación del ERP y Erns en representación de FAR y Montoneros. Erns expuso la línea de sus organizaciones y expresó que era un día de fiesta popular, luego Pedro expuso la línea del PRT y culminó diciendo que la movilización los debía liberar. Desde los manifestantes, un experimentado dirigente universitario de La Plata, el Negro Juan Carlos López, les preguntó que: ”qué debíamos hacer”, a lo que Pedro le respondió que: “eso lo deciden ustedes”. Entonces el Negro López propuso que: “sí a las 9 hs. de la noche no los liberan nosotros entramos”. Erns tomó la palabra y dijo que: “FAR y Montoneros apoyan la moción del ERP”. La propuesta fue aprobada por aclamación.
Luego trascendió que los diputados allí presentes (varios de la JP y Héctor Sandler de UDELPA) firmaron un acta por la cual ellos se hacían responsables de la liberación de los presos: “por la situación insostenible dentro y fuera del Penal”.
A ambos lados del portón principal, en medio de forcejeos, para recibir y homenajear a los compañeros se formaron dos columnas de militantes, miradas desde los presos, la de la izquierda con banderas de FAR y Montoneros y la de la derecha, organizada por el Hippie Álvarez, con banderas del ERP.
Un tiempo después salieron dos camiones llenos de compañeros liberados, hubo algunos saludos, abrazos, no muchos, ya que los camiones salieron rápidos. Pasó un tiempo bastante largo sin que salieran nuevos grupos de presos, por lo que los ánimos se calentaron. Más todavía porque ninguno de los que había salido era del ERP. Al rato, un grupo sacó un poste del alumbrado y lo comenzó a utilizar como un ariete contra el portón principal del Penal. Pese a su fortaleza éste comenzaba a ceder. En ese momento se produjo un tiroteo desde adentro y respondido desde afuera. Al menos recogimos cinco manifestantes heridos y desgraciadamente dos de ellos fueron dos vidas muy jóvenes perdidas inútilmente ya que luego supimos que, “debido a la presión que había en la puerta principal”, el resto de los presos salieron por otras puertas. Lo mismo se desató una virulenta represión contra los manifestantes.
Con nuestro grupo nos dirigimos a la cede de la Comisión de Familiares de Presos Políticos y Gremiales en donde se estaba realizando un acto en el que hablaron varios de los compañeros liberados. Entre ellos recuerdo a dos negritos: el Negrito Santillán y el Negrito Fernández ambos militantes del PRT que eran, y luego lo serían más aún, destacados dirigentes del PRT y del ERP.
Al otro día fueron liberados todos los presos políticos del país. Escenas de similar emoción a las vividas el 25 se repitieron en el Aeropuerto de Ezeiza ante la llegada de los presos que habían estado en la Cárcel de Rawson.
La liberación de los presos políticos fue un enorme triunfo revolucionario del pueblo y la militancia de Buenos Aires y un primer escollo en los planes del peronismo burgués y burocrático, como le llamaba nuestro Mario Santucho, que se proponía neutralizar la cada vez más enérgica lucha por la revolución antiimperialista y socialista en nuestra patria, iniciada cuatro años antes, el 29 de mayo de 1969, por la clase obrera y el pueblo de la heroica ciudad del Cordobazo.

Daniel De Santis
12 de mayo de 2006

Anuncios

0 Responses to “El Devotazo: un triunfo revolucionario”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Esta es la página del Centro de Estudiantes de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de La Plata, Buenos Aires, Argentina.

Sumate!

Grupos de Google
Centro de Estudiantes de Trabajo Social
Visitar la página de este grupo
(solicitá convertirte en miembro)

Boletín

Jorge Julio Lopez

Este sitio funciona gracias al Software Libre , construcción colaborativa de herramientas informáticas para la libertad de expresión.

Nos visitaron

  • 158,575 veces

A %d blogueros les gusta esto: