¿Qué es el Trabajo Social?

 

Desde Insurrectos partimos de definir al Trabajo Social como una disciplina que se encuentra dentro de las Ciencias Sociales producto de la división socio-técnica del trabajo que impone el proyecto moderno.

Entendemos que el Trabajo Social surge como una necesidad del Estado capitalista para acallar los conflictos sociales y la movilización social cada vez más fuerte, respondiendo, así, a los intereses de la clase dominante.

Para comprender esto, es fundamental reconstruir de manera histórica las distintas fases que atravesó nuestra profesión y diferenciarla de otras prácticas sociales como la filantropía y la caridad que tienen una visión asistencialista, focalizada e inmediatista de cómo intervenir en los problemas sociales.

 

¿Qué es la cuestión social?

 

La intervención del trabajo Social se realiza en las manifestaciones de la cuestión social, es decir, en la contradicción capital- trabajo. Los Estados modernos tomaron a la profesión como una herramienta para controlar cualquier amenaza de la clase trabajadora que pueda desestabilizar el orden social dado.

Dicha cuestión social se expresa en que amplios sectores de la sociedad vivan en la pobreza, sin acceder a una vivienda digna, una buena alimentación y a otros derechos como salud y educación, todos ellos indispensables para el desarrollo integral del ser humano. En las últimas décadas, producto de la implementación del modelo neoliberal estas desigualdades se han profundizado a través de la aplicación de políticas de ajuste del Estado como la flexibilización laboral, y la precarización de las condiciones de trabajo.

Esto significa que somos convocados por el estado capitalista para “administrar la pobreza” y transformar la manera de ver, de hacer y comportarse de los sujetos para que respondan de manera más eficaz a los intereses de la clase dominante, que es seguir acumulando cada vez mayores ganancias; y así se legitima su dominación.

 

¿Cuál es el rol del Estado y las políticas sociales?

 

Para comprender mejor el carácter de nuestra intervención profesional es fundamental definir al Estado: lo entendemos como una construcción socio- histórica, es decir, no es una institución neutra, ni técnica, ni universal, sino que tiene siempre una naturaleza de clase. Es un “órgano de dominación de clase, un órgano de opresión de una clase por otra, es la creación del orden que legaliza y consolida esta opresión, moderando el choque entre las clases” (Lenin, septiembre de 1917).

La clase dominante es la que tiene el capital, ésta tiene bajo su control los aparatos ideológicos y represivos del Estado, logrando así su hegemonía. Aquí el papel del trabajador social es imprescindible para mantener el consenso de toda la sociedad. La misión que le asigna el Estado es conciliar los intereses de las dos clases antagónicas utilizando las políticas sociales como forma de “resolver” los problemas sociales que tiene gran parte de la población.

En este punto nos planteamos ¿qué orientación debe tener la práctica del trabajador social? La respuesta a esta pregunta tiene, inevitablemente, como punto de partida un posicionamiento político: una posición de clase. Aunque muchas veces se intente disimular esta postura (tanto en las posturas declaradas como en las no declaradas) las posiciones defienden finalmente los intereses de una de las dos clases principales: a favor de mantener el sistema tal cual está (o reformarlo posiblemente dentro de los límites burgueses), o contribuir a un cambio radical en las relaciones sociales de producción, donde los trabajadores sufren generación tras generación, la más profunda explotación y miseria.

Desde Insurrectos concebimos al trabajador social como un trabajador asalariado. Al decir de Marilda Iamamoto, somos profesionales de “la coerción y el consenso” lo que implica que para mantener nuestra fuente de trabajo debemos cumplir con la función para la que fuimos contratados, en general, como ejecutor terminal de políticas sociales que se caracterizan por ser asistenciales, compensatorias que ni siquiera llegan a cubrir las necesidades elementales de los sectores más pauperizados de la sociedad. Sin embargo, no debemos caer en posiciones fatalistas, nosotros podemos romper con este lugar que se nos asigna y actuar con un marco de autonomía relativa, superando este tipo de prácticas que predominan en la intervención profesional.

 

Y el perfil profesional CRÍTICO… ¿Qué significa?

 

Es importante hacer una distinción acerca del concepto de perfil crítico, porque si bien para algunos ser crítico significa problematizar la realidad social y no tener una visión inmediatista de los problemas sociales; desde Insurrectos, entendemos que no basta con aquello, sino que nuestra profesión debe ir más allá. Esto implica que la solidez teórica y política tiene que traducirse en herramientas prácticas para luchar por cambiar radicalmente este sistema que nos oprime y explota como pueblo, y así aportar a la transformación de la sociedad capitalista.

Nos parece interesante retomar el debate acerca del “Trabajo Social militante” ya que tuvo una gran repercusión en la década de los 70 y 80 en el período de reconceptualización, y en donde sus protagonistas (tanto sectores vinculados al marxismo como tendencias más conservadoras) lo caracterizaron como un atraso para el colectivo profesional, como una deficiencia ya que, en ese momento, la dimensión ideológica se redujo simplemente a lo político partidario y no contó con un sustento teórico metodológico fundado. Siguiendo a Marilda Iamamoto, acordamos que estas posturas tienen una visión mesiánica y voluntarista de la profesión al considerar a los trabajadores sociales como los “salvadores del mundo”.

Finalmente, creemos que no puede existir un trabajo social militante, debido a que la militancia es una práctica social más amplia que abarca múltiples aspectos en la vida de los sujetos tanto individuales como colectivos. Es por esto que afirmamos que la profesión en si misma no tiene ese carácter, sino que son los distintos colectivos profesionales (como ser los médicos, arquitectos, enfermeros, abogados), que de acuerdo a su posicionamiento político contribuyen a un proyecto de sociedad más amplio. Un claro ejemplo son aquellos abogados que trabajan por la defensa de los DD.HH o, por el contrario, aquellos que buscan impartir la ley de manera mecánica, favoreciendo los intereses de un sector minoritario.

Consideramos discutir como colectivo la construcción de un perfil profesional que fortalezca la organización de la clase trabajadora. De esta forma, buscamos romper con una visión subjetivista que reduce la posición política a una elección individual.

 

¿Cómo entendemos a la formación y la intervención profesional?

 

Desde Insurrectos concebimos que en la intervención del trabajador social no pueden aplicarse recetas estructuradas para comprender la realidad social, sino que debemos basarnos en un método dialéctico que articule la teoría y la práctica. Es decir, no acordamos con una intervención etapista como la que propone la utilización de pasos ordenados a seguir (inserción, diagnóstico, planificación y evaluación), sino que creemos que el proceso de intervención debe estar abierto a la aparición de nuevos interrogantes y cuestionamientos, que a lo largo del proceso nos lleven a redireccionar la estrategia en nuestros procesos de práctica pre-profesionales.

En este sentido, consideramos centrales los aportes de Marx para analizar la realidad desde el materialismo dialéctico que toma como eje las categorías de totalidad, historia y contradicción.

De acuerdo a lo que venimos diciendo, pensamos que la práctica es una parte fundamental de nuestra formación en los cinco años de la carrera, y no como sucede con las reformas de planes de estudio de otras unidades académicas del país, donde se recortó la práctica de los primeros años.

Este principio debe estar perfectamente claro a la hora de organizar la malla curricular, siendo necesaria también su institucionalización, institucionalización que comprende la necesidad de que la institución garantice los medios materiales como el boleto y la cobertura del seguro.

 

Reflexiones finales

 

Entendiendo que la universidad no es una isla, los estudiantes debemos interpelarnos acerca de ¿con qué sujetos trabajamos? Estos interrogantes nos llevan a discutir sobre cual es el papel de los estudiantes, o debería ser, en los espacios en que la universidad pregona su salida hacia la sociedad.


Es preciso resaltar que el papel de la investigación es fundamental como una herramienta para superar el pragmatismo y el inmediatismo que caracterizan nuestras intervenciones profesionales. Pero debemos tener precaución de no caer en investigar sin sustento práctico, o sea el academicismo propio de las disciplinas que pretenden construir conocimiento sólo desde el claustro académico, descartando o dejando en segundo plano a la práctica. Nosotros pensamos que la investigación sirve como reflexión acerca del movimiento de la realidad, considerando que debe existir necesariamente una articulación dialéctica entre teoría y práctica.

Según Iñigo Carrera “El pueblo necesita de la ciencia como una de las armas para la liberación humana, no para su sujeción y opresión (…) Lo que debemos hacer como intelectuales es plantear con método científico los problemas reales de nuestra sociedad para construir un conocimiento que contribuya a resolver las cuestiones fundamentales”.


“…instrúyanse porque necesitamos de toda nuestra inteligencia, conmuévanse porque necesitaremos de todo nuestro entusiasmo, organícense porque necesitaremos de toda nuestra fuerza…” Antonio Gramsci.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Esta es la página del Centro de Estudiantes de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de La Plata, Buenos Aires, Argentina.

Sumate!

Grupos de Google
Centro de Estudiantes de Trabajo Social
Visitar la página de este grupo
(solicitá convertirte en miembro)

Boletín

Jorge Julio Lopez

Este sitio funciona gracias al Software Libre , construcción colaborativa de herramientas informáticas para la libertad de expresión.

Nos visitaron

  • 105,967 veces

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: